La marcha de Kostas Manolas a la Juventus podría obligar a la AS Roma a localizar un nuevo central. Entre los anhelos de su director deportivo, el español Monchi, figura el charrúa José María Giménez.

El reciente desembarco de Leonardo Bonucci en el AC Milan podría terminar provocando un efecto dominó que acabe afectando al Atlético de Madrid. Ésa es, al menos, la sensación que se desprende de un artículo que hoy firma Corriere dello Sport y en el que se asegura que uno de los grandes de la Serie A, la AS Roma, ya ha comenzado a valorar la incorporación del charrúa José María Giménez.

Al parecer, los giallorossi temen que el ya exclub del citado Bonucci, la Juventus, quiera cubrir su baja con Kostas Manolas y lance una oferta que resulte irrechazable tanto para el central griego como para la propia entidad. En ese caso, resultará indispensable localizar un nuevo defensa y Giménez, por su juventud y perfil, encajaría como un guante en los parámetros de búsqueda.

El ascenso del uruguayo en la agenda italiana tendría mucho que ver con Monchi, ya que ha sido el nuevo director deportivo de la entidad quien, tras seguir sus evoluciones durante los últimos años, ha recomendado encarecidamente su fichaje a la directiva transalpina.

Lógicamente, la Roma sabe que sacar a este futbolista del combinado colchonero no será sencillo. De entrada, los rojiblancos se aferrarán a su cláusula de rescisión (ubicada en 65 M€), aunque de acuerdo a CalcioMercato.it puedan dar su brazo a torcer por una cantidad que ronde los 45-48 M€.